One day en Trinidad

Desde EUR 99

+3 Opciones adicionales

Un día intenso en Trinidad. Exploramos con nuestras bicicletas eléctricas, como muchos dicen, la ciudad colonial más hermosa de Cuba.

En calles empredadas, entre carruajes de caballos, casitas coloridas con techos de tejas rojas y palacios de colores pastel, desaparecemos en la época de los exploradores, piratas, esclavos y barones del azúcar, simplemente en la historia de Trinidad. En nuestras bicicletas eléctricas, podemos percibir la vida de luyos que se daban los barones de azucar en estas tierras. Por supuesto, visitaremos las playas de Trinidad para, quizás, tomando un cóctel caribeño, encontrarnos con el espíritu de los “Piratas del Caribe”. Trinidad definitivamente te impresionará también.

Transfer de La Habana a Trinidad disponible a solicitud.

Desde EUR 99

+3 Opciones adicionales

¡Reserve ahora!
Nuestro guía nos espera con su bicicleta eléctrica a las 10:00 am en el distrito de Trinidad llamado Casilda, en el cruce de la calle Real y Diego Velázquez. Allí hay un pequeño kiosko, donde también puedes tomar un refresco. Seguramente lo reconocerás por la bicicleta eléctrica y el letrero o pulover de Cubyke, no al kiosko, si no al guía. Desde allí vamos caminando a recoger las bicicletas (como alternativa y previa solicitud, otro punto de encuentro se puede organizar para grupos individuales). Después de una breve explicación sobre las bicicletas, el ajuste de la altura individual para cada cliente, la breve explicación sobre el estado de las carreteras cubanas, seguido de informaciónes sobre las reglas del tráfico en la ciudad, comenzaremos nuestro recorrido.

Comenzamos nuestro recorrido por el Patrimonio Mundial de Trinidad, fundado por Diego Velázquez en 1514 como el tercer asentamiento en Cuba, desde Casilda. El rápido desarrollo inicial de Trinidad se debe a los descubrimientos de oro en el Río Guaruabo. Para entender mejor la historia, recorremos los alrededores de la ciudad con nuestras bicicletas eléctricas, causando sin dudas con frequencia admiración, pues a los cubanos les encantan nuestros medios modernos de transporte. Pasamos por Playa Ancón y Playa La Boca, donde el explorador Hernán Cortez en 1519 solicitó víveres y equipo en su viaje de descubrimiento (para después descubrir México) y donde los pescadores locales todavía salen del pequeño puerto pesquero en sus pequeños botes para pescar barracudas, pargo, atún y aguja. 
El tiempo parece haberse detenido aquí, a excepción de las instalaciones del hotel y los bares de playa, se ha cambiado poco a lo largo de la calle de la playa. Pedaleamos a lo largo del mar caribeño y la Bahia de Casilda, donde, según la temporada y el nivel del agua, poblan muchas aves acuáticas. Nuestro recorrido nos lleva al puerto de Trinidad, que en aquella época fue reubicado allí para participar en el negocio de los barcos de oro y de esclavos, que rotaban entre América y España. La maldición y la bendición, al mismo tiempo, influyeron en esta época, en la que no solo se hicieron negocios exitosos con personas sórdidas, sino  tambien la ciudad fue blanco de ataques piratas.
Después de un breve paseo por el muelle de cruceros, podemos refrescarnos en un bar al aire libre y aprender más sobre las condiciones actuales de la vida de los cubanos. Continuamos con la visita al Valle de Ingenios, que, al igual que la ciudad de Trinidad, está reconocido y protegido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La antigua riqueza de Trinidad se debió principalmente a la exitosa revuelta de esclavos en Haití, que llevó a muchos dueños de plantaciones de Haití a Cuba para lograr nuevas riquezas allí, en particular porque en Cuba la esclavitud todavía estaba permitida en ese momento. La próspera producción agrícola de tabaco, café y sobre todo, azúcar, dirigida por los cultivadores de tabaco canarios, los cafeteros franceses y los barones del azúcar españoles, formó a esta Trinidad única, que ahora vamos a conquistar de manera especial, sin contaminar el medio ambiente.
 
Poco a poco estamos llegando al centro de la pomposa ciudad. Alrededor de la Plaza Mayor, una vez más, los testimonios de la riqueza de los barones del azúcar nos impresionan con el casco histórico único y casí total y auténticamente conservado y los palacios de los ricos propietarios de plantaciones. También autenticada históricamente y original es la "bebida regional" de Trinidad, el Chanchànchara, que probamos en el bar epónimo homónimo mientras nuestro almuerzo se prepara. Después, recorreremos las calles empedradas de Trinidad, visitaremos la antigua estación de trenes de Trinidad con unas magníficas locomotoras de vapor y tal vez una pequeña lección sobre el manejo de ellas.
 
Luego regresamos silenciosamente a nuestro punto de partida y quizás algo tristes, pues de seguro no gustaría pasar más tiempo explorando los rincones de Trinidad. Para concluir este recorrido ciertamente excepcional, tomamos una cerveza de despedida, un refresco a lo cubano, un cóctel o lo que sea, hablando de las impresiones del día. Tal vez nos veremos nuevamente en uno de nuestros otros viajes en bicicleta eléctrica por la ciudad o en nuestros "recorridos por todo el país" para poder afirmar que experimentaron Cuba de manera intensa y auténtica.

Aspectos importantes

Playa Ancón, Playa La Boca, Valle de los Ingenios, Manaca Iznaga, Plaza Mayor, Iglesia Parroquial de la Santisima, Convento San Francisco, Playas del Caribe, Calle de la playa, Casilda, Trinidad, etc.

Incluido
  • Guía (inglés o alemán y español, otros idiomas, a solicitud)
  • E-bicicleta
  • Casco
  • Agua 500ml
  • Almuerzo con 2 bebidas
  • Entradas de los lugares mencionados
  • Opcional: Transfer de La Habana a Trinidad
Nivel de dificultad
Fácil a mediano

Notas
Vestuario:
Tenis o zapatos cerrados, espejuelos del sol, protector sola.

Visitas de los museos – en dependencia de los horarios de apertura y cierre. Se podrán modificar /cambiar visitas según horarios de los lugares.

Informaciones obligatorias
Género:
Hombre / Mujer (la información debe incluir también,  de existir, las características específicas o limitaciones físicas en términos de peso corporal / altura u otras)

Niños:
No existe una edad mínima, solamente una „altura“ mínima de 1,40m

Remolque y asiento para niños:
Para los pequeños ciclistas, tenemos un remolque o asiento para niños: peso corporal máximo: 25 kg. La cantidad de carritos y asientos  están limitados y serán siempre “on request”.

Tiempo
Aunque Cuba tiene más de 300 días de sol al año, también podemos tener lluvia en el Caribe cubano. Como la lluvia tiene casi la misma temperatura que un baño bajo la ducha, podemos continuar "andando en bicicleta bajo la lluvia", con o sin  capa, o también podemos hacer una pausa para beber algo.

Políticas de la cancelación
  • 7 - 3 dias antes de la excursión:   50%
  • 2 - 1 dia antes de la excursión:     80%
  • No Show & cancelación 24 horas antes:  100%
Detalles
Todos los servicios que no están implícito mencionados, no están incluido en el precio, así como propinas y bebidas alcohólicas excepto cerveza o softdrinks locales (en total 2 bebidas p.p, si un almuerzo esté incluido).

Recomendamos a todos participantes el acuerdo de un aseguramiento de viaje, de accidente, de enfermedad y de responsabilidad. Por daños no comprobables causados por Cubyke, Cubyke no toma obligación. Todas las bicicletas siempre están en un estado técnicamente impecable.

Ruta

  1. Trinidad